La Reserva Cognitiva Cerebral

 

LA RESERVA COGNITIVA CEREBRAL

Yaakov Stern propuso el concepto de reserva cognitiva cerebral. El cerebro no es un órgano. Basta trabajar un tiempo con imágenes cerebrales para visualizar la enorme diferencia que existe en el cerebro de cada persona. En especial en las conectividades desarrolladas. Seguir tratando el sistema nervioso central bajo una lógica orgánica supone no haber ingresado en la cultura del siglo veintiuno.

El efecto que producen las drogas es uno de los ejemplos más claros. En algunas personas, el consumo de sustancias psicotrópicas, legales o ilegales, provoca severos deterioros en procesos. Por ejemplo, la evocación léxica. En otras personas, la reserva cerebral/ cognitiva amortiza la neurotoxicidad. La plasticidad cerebral permite compensaciones, nuevas vías, desarrollo alternativos, formación de sinaptogénesis en otros territorios.

El vacío maternal de afectos es uno de los ejemplos más dramáticos. La deprivación de afectos tempranos inscribe en la historia cerebral constitutivos concretos: el más evidente, la falta de conectividad entre las zonas prefrontales y temporales. Esto se relaciona con procesos que involucran el funcionamiento ejecutivo (logro de metas a través de la flexibilidad, la inhibición y el mantenimiento de trabajos en memoria a corto plazo) con el lenguaje. Las emociones negativas también tienen relación con la interacción temprana madre-hijo. La formación del canal amigdalino-dorsolateral prefrontal, a través de sus principales fibras, determina notables diferencias entre las personas. En especial entre aquella que tuvieron en su zona de influencia una madre cariñosa, que le sostenía y le miraba con amor, y quien fue desamparado.

La deprivación de afectos tempranos inscribe en la historia cerebral constitutivos concretos: el más evidente, la falta de conectividad entre las zonas prefrontales y temporales.

Tratar al cerebro como un objeto físico, igual para todos, con zonas comunes, es algo impensable y de todas formas falsable. Cuando se realiza una ‘normativización’, que significa hacer deformaciones mediante software para que la imagen en tres dimensiones de un cerebro nativo se adapte a una plantilla estándar, la cantidad de iteraciones (repeticiones algorítmicas) y sus valores son de suyo diferentes para cada persona.

‘A cada cuál su cerebro’ es una obra de dos investigadores suizos, Ansermet & Magistretti. Como sus apellidos lo indican, uno tiene ascendencia francesa y la otra italiana. Así es Suiza. El país cantonés tiene identidad alemana, francesa e italiana. Si seguiría este curso de habla, estaría desviándome del río principal de este discurso. Eso es propio de los síndromes prefrontales. La persona inicia un río de habla y toma por avenidas colaterales, y luego por arroyitos de pradera, hasta que el oyente desconcertado solo quiere huir.

¿Por qué utilizar una categoría común como síndrome prefrontal si los cerebros son diferentes en cada persona? Uno de los principales obstáculos para abordar de modo científico el cerebro es ‘scope and limits’. Hay un marco amplio para espacios neuronales de referencia, pero hay límites a las posibilidades de ampliación o superación de esos límites. El filósofo hispano- neerlandés Baruch de Spinoza dijo: ‘Todo ser quiere perseverar en su ser’. De alguna forma, a toda persona le gusta que le hablen de sí mismo. ¿Por qué? Porque hay una distancia entre la continuidad de la existencia de la persona y su historia. Las regularidades (repeticiones) de una persona delimitan su presentación ante los otros. Se puede cambiar, pero con un marco de referencia y con límites.

El cerebro no se puede tratar bajo la lógica de órgano. Cada cerebro es una persona. Basta observar la consola del Mapa Estadístico Paramétrico cuando enfrenta las intensidades de sustancia de sustancia gris de una persona y un cerebro estándar o normativo. El más conocido de los últimos fue creado en el Instituto Neurológico de Montreal (espacio cerebral MNI). Y los cambios en sustancia gris son menores en comparación con la sustancia blanca. Allí los expertos incluso recomiendan siquiera intentar hacer estandarizaciones. Para los habituales detractores de las estandarizaciones formados en los siglos veinte y diecinueve, cuando se hacen estandarizaciones se trabaja con los warpings o deformaciones, y no con los valores de la estandarización.

Las personas tienen una avidez semántica porque ingresen significaciones que la expliquen. Sirven. Para algunas cosas. ‘Scope and limits’. Entre seres humanos hablamos. Nadie puede hablar de una forma estándar con otra persona.

Cuando se trata de producir impacto en la mejoría de otra persona, por ejemplo, que deje de tener tics en un síndrome de Gilles de la Tourette o que mejore la comunicación en el espectro autista, la conversación, sea de la escuela de psicología que sea, tiene una eficacia muy limitada. Acompaña, pero difícilmente logre el pasaje de un estado X a un estado Y tal que Y sea mejor que X para la persona y su entorno. Así hablaba la psicología en un marco pragmático, racional y realista.

Postítulo Docente: Actualización Académica en Neurociencias Cognitivas

Esta capacitación de casi 9 meses brinda comprensión de las interacciones en el sistema áulico, buscando diseñar modelos de evaluación para efectuar mediciones. Está orientada a docentes de nivel inicial, primario y secundario.

Libro: Neurociencia de las Capacidades y los Procesos Cognitivos

Una mirada actualizada y accesible sobre las capacidades y procesos cognitivos a partir de los aportes de las Neurociencias en la dinámica del consultorio, las tareas conductuales y los contextos ecológicos, haciendo un interjuego de las posibilidades y las limitaciones en cada uno de estos…

Sobre el Autor: Julián Marino

Doctor en Psicología. Especializado en Resonancia Magnética aplicada a la Psicología. Post Doctorado en las Universidad de Granada (España) y Utrecht (Holanda). Tiene publicaciones en diferentes revistas especializadas. Su trabajo está aplicado a la Regulación Emocional y las Funciones Ejecutivas. Es docente de la Universidad Nacional de Córdoba y director del Laboratorio de Neuroimágenes de esa universidad.