Cómo Afecta la Deprivación Socio-Emocional a la Conectividad Cerebral de los Niños

 

CÓMO AFECTA LA DEPRIVACIÓN SOCIO EMOCIONAL A LA CONECTIVIDAD CEREBRAL DE LOS NIÑOS

El estudio de la deprivación socioemocional en la niñez y su impacto en la función cerebral necesitaba de métodos no invasivos. Eso fue posible a partir del surgimiento de la Resonancia Magnética. Esta tecnología está disponible desde inicios de 1990 para investigación neurocognitiva. El estudio pionero en deprivación socioemocional mediante Neuroimágenes fue realizado con Tomografía por Emisión de Positrones. Encontraron que niños huérfanos tenían bajo consumo de glucosa en el sistema límbico. Concretamente en la corteza orbitofrontal (bilateral), el hipocampo, la ínsula y el tallo cerebral. Estas estructuran participan en la respuesta neuroendocrina al estrés. Los niños huérfanos no tenían respuestas compensadoras a la situación de estrés y presentaban dificultades en la regulación de sus emociones. Eran altamente impulsivos y desorganizados. Podían comprender una consigna pero actuaban como si no les hubiese dicho dada.

En un estudio posterior se propuso trabajar con niños huérfanos de Rumania víctimas de la guerra de los Balcanes. Fueron trasladados a Estados Unidos. El objetivo fue conocer las redes neuronales de estos niños. La técnica anterior no servía porque se basa en el metabolismo de glucosa, y las redes neuronales dependen de la sustancia blanca, que tiene bajo consumo de glucosa tanto en normalidad como patología. La técnica de Resonancia Magnética Funcional tampoco podía alcanzar el objetivo, debido a que mide de forma indirecta el consumo de glucosa y los potenciales de acción asociados (Logothetis, 2015). De esta manera, se recurrió a Imágenes con Ponderación de Difusión, una técnica de Resonancia Magnética sensible a la difusión de agua en el parénquima cerebral. Permite graficar la sustancia blanca y la integridad de sus circuitos. Lo logra emitiendo pulsos de radiofrecuencia, inocuos para la persona, desde una X cantidad de direcciones, nunca menor a 6. Reconstruye volúmenes cerebrales debido a la propiedad de los espines giromagnéticos de los átomos de Hidrógeno presentes en el agua (Marino, Luna, Leyva, & Acosta, 2015). Dentro de las Imágenes con ponderación de Difusión se encuentran las Imágenes por Tensores de Difusión (DTI en inglés).

Los niños huérfanos no tenían respuestas compensadoras a la situación de estrés. Eran altamente impulsivos y desorganizados.

Las zonas hipometabólicas halladas en huérfanos están hiperconectadas. La técnica DTI permite cuantificar el grado de conectividad mediante el indicador llamado Anisotropía Fraccional (AF). Cuanto mayor es AF, mayor es la conectividad. Se creó un protocolo para estudiar deprivación temprana social y afectiva. Consistió en medir la conectividad de cuatro tractos: a) Fascículo Uncinado b) Stria Terminalis c) Fórnix d) Cingulado. Para controlar si el déficit de conectividad podía deberse a un trastorno general de hipoconectividad por desnutrición se tomó como medida control el fascículo cortico- espinal.

El estudio se realizó con niños que habían sido separados de su madre debido a la guerra balcánica. Los niños llevaban  al menos cuatro años viviendo en el orfanato. Tenían un promedio de 9 años y medio de edad. Los niños fueron también valorados en funcionamiento verbal y no verbal, vocabulario receptivo y expresivo, memoria verbal y visual, funcionamiento ejecutivo, en especial aspectos atencionales y control inhibitorio, desempeño escolar, destreza manual y funcionamiento conductual (praxias).  Los tests usados fueron los siguientes: Wechsler Intelligence Scales para niños; Token Test para niños; Comprehensive Evaluation of Language Functions; Wide Range Assessment of Memory and Learning; Wide Range Achievement Test; Gordon Diagnostic System y  Grooved Pegboard.

Se encontró que los niños huérfanos tenían un solo tracto con menor conectividad que lo esperable: El Fascículo Uncinado del hemisferio cerebral izquierdo. En aspectos conductuales los niños evidenciaron escasa comprensión verbal. Tenían alta distractibilidad, baja memoria verbal, baja memoria visual, dificultades en la fluidez expresiva, problemas en el lenguaje receptivo. Eran niños impulsivos, sin ningún problema en habilidades manuales. Tenían problemas para leer, deletrear y la aritmética. En cuanto a trastornos de conducta social, tenían dificultades en la expresividad.

La interpretación de estos resultados se realizó con períodos ventana. Estos describen sensibilidad específica a estimulación en tiempos restringidos. Cuando la estimulación está ausente la sensibilidad pasa y las conexiones que estaban facilitadas no se producen. Una de las conectividades más vulnerables es el fascículo uncinado. Para Catani & Thiebaut de Schotten (2008) el fascículo uncinado es exclusivamente humano. Une la zona orbitofrontal con la parte temporal y la amígdala. Cuando hay deprivación socioemocional el fascículo uncinado está débilmente constituido. Se observan fibras abiertas, menos integradas. El patrón de desconexión del Fascículo Uncinado izquierdo es típico de la depresión mayor.

Hay tres hipótesis acerca del impacto de la orfandad en el fascículo uncinado: a) número reducido de fibras b) escasa mielinización del fascículo uncinado c) desorganización del fascículo uncinado, isotropía (movimiento de agua radial). El tracto cortico- espinal está intacto en los niños huérfanos. Eso disminuye la posibilidad de que haya una disfunción general producto de la desnutrición y aumenta la probabilidad de que la falta de afecto impacte concretamente en la baja anisotropía fraccional del fascículo uncinado. Las zonas que conecta este fascículo se relacionan con la parte responsable de la abstracción conceptual, la toma de decisiones y el etiquetamiento emocional o appraisal (Papagno et al., 2010).

Referencias

Catani, M., & Thiebaut de Schotten, M. (2008). A diffusion tensor imaging tractography atlas for virtual in vivo dissections. Cortex; a Journal Devoted to the Study of the Nervous System and Behavior, 44(8), 1105–32. doi:10.1016/j.cortex.2008.05.004

Logothetis, N. K. (2015). Neural-Event-Triggered fMRI of large-scale neural networks. Current Opinion in Neurobiology, 31, 214–222.

Marino, J., Luna, F. G., Leyva, M. Á., & Acosta, A. (2015). Una tarea conductual para medir Solución de Problemas Emocionales basada en el Control Ejecutivo Semántico. Psicológica, 36(1), 69–98.

Papagno, C., Miracapillo, C., Casarotti, A., Lauro, L. J. R., Castellano, A., Falini, A., … Bello, L. (2010). What is the role of the uncinate fasciculus? Surgical removal and proper name retrieval. Brain, awq283.

 

Neuroimágenes y Diagnóstico Neuropsicológico

  CURSO: NEUROIMÁGENES Y DIAGNÓSTICO NEUROPSICOLÓGICO (Paraguay) Disertante: Dr. Julián Marino Colaboradores: Rodrigo Jaldo, Juan Cruz Arias y Martín R. Palma. Lugar y fecha: 18 y 19 de Agosto; Aula Magna Cede Central Universidad Católica, Asunción, Paraguay. Entre los temas a desarrollar se explicarán las…

Libro: Neurociencia de las Capacidades y los Procesos Cognitivos

Una mirada actualizada y accesible sobre las capacidades y procesos cognitivos a partir de los aportes de las Neurociencias en la dinámica del consultorio, las tareas conductuales y los contextos ecológicos, haciendo un interjuego de las posibilidades y las limitaciones en cada uno de estos…

Sobre el Autor: Julián Marino

Doctor en Psicología. Especializado en Resonancia Magnética aplicada a la Psicología. Post Doctorado en las Universidad de Granada (España) y Utrecht (Holanda). Tiene publicaciones en diferentes revistas especializadas. Su trabajo está aplicado a la Regulación Emocional y las Funciones Ejecutivas. Es docente de la Universidad Nacional de Córdoba y director del Laboratorio de Neuroimágenes de esa universidad.