Creencias irracionales negativas en la Depresión

 

CREENCIAS IRRACIONALES NEGATIVAS EN LA DEPRESIÓN

Las creencias irracionales negativas se caracterizan por estar agrupadas en esquemas. Esto significa que las personas generalizan con un sesgo negativo y convierten estímulos neutros en negativos. Además, las personas que sufren un cuadro depresivo son autorreferenciales, categóricas y no se basan en evidencias sino que sesgan la información. Por lo tanto, pierden la capacidad de aprendizaje debido a que las consecuencias operantes son generalmente negativas, lo que genera aplanamiento afectivo.

Se conoce que en la depresión hay una desregulación en la interacción entre la corteza orbitofrontal con estructuras subcorticales (amígdala e ínsula). También se sabe que hay alteración en la función de la serotonina, por ejemplo disminución de la cantidad en el espacio intersináptico. La amígdala evidenció actividad hiper- responsiva, medida por resonancia magnética funcional. Estos cambios se vinculan al estado de ánimo negativo, irritable, fatalista, desesperanzado. La aparición de esquemas negativos se relaciona con la hiper- responsividad amigdalina. Sin embargo, la aparición de creencias negativas también aumenta la hiper- responsividad amigdalina, generando un bucle de negatividad que hunde a la persona entre cogniciones y fastidios autopunitorios. La persona experimenta vergüenza de sí misma, reproches, rumiaciones que resultan difíciles de interrumpir.

El tratamiento farmacológico suele estar liderado por inhibidores de recaptación de serotonina. Estos aumentan la disponibilidad de serotonina en el espacio intersináptico. Un concepto clave para comprender su mecanismo de acción es que promueven una nueva forma de disponibilidad de la energía. Concretamente, la terapia farmacológica con inhibidores de recaptación de serotonina cambia el bucle de funcionamiento energético poniendo a disposición nuevos circuitos de aprendizaje. En otras palabras, la medicación antidepresiva es un promotor del cambio por interrupción del bucle negativo, pero en sí misma no provoca la modificación del estilo de creencias depresivas.

Se necesita acompañar la medicación antidepresiva con la reestructuración del sistema de creencias.

La reestructuración del sistema de creencias se practica intensamente en la terapia cognitivo- comportamental. En la actualidad surgió una nueva terapia, la meta- cognitiva, que se dirige a los esquemas de las rumiaciones, los estilos de afrontamiento, las preocupaciones, la estructura de la voz interna de la persona cuando crea problemas y los repite. La terapia meta- cognitiva comprende que se deben reestructurar las metacogniciones más que las creencias o cogniciones. En palabras de uno de los creadores de la terapia meta- cognitiva, ésta se caracteriza por ‘incorporar principios cognitivo-conductuales para fomentar el desarrollo de habilidades directivas de autogestión.’

Los resultados desde 2008 posicionan a este nuevo abordaje junto con la terapia cognitivo- comportamental como los de mayor eficacia en tratamiento de la depresión. Debe quedar claro que si bien la depresión tiene un fuerte componente genético, éste interactúa con las vicisitudes de la vida y aprendizajes consecuentes. En general la depresión se relaciona con la administración de las consecuencias negativas de la vida. Si consideramos a los eventos según su valor negativo o positivo, más allá de lo que traten, el depresivo tiene un sesgo para procesar eventos negativos, incrementando su potencia, creando eventos negativos, magnificando, construyendo obstáculos y situaciones sin salida. Esto corresponde a esquemas cognitivos, ya sea organizados en creencias o metacogniciones.

En situaciones graves, sin farmacoterapia no hay posibilidad de quebrar el bucle de retroalimentación negativo. La farmacoterapia significa un marco de posibilidad de restructuración de la cognición depresiva, pero por sí misma no conlleva la reestructuración cognitiva, sino que la facilita. Por lo tanto, se necesita acompañar la medicación antidepresiva con la reestructuración del sistema de creencias.

Postítulo Docente: Actualización Académica en Neurociencias Cognitivas

Esta capacitación de casi 9 meses brinda comprensión de las interacciones en el sistema áulico, buscando diseñar modelos de evaluación para efectuar mediciones. Está orientada a docentes de nivel inicial, primario y secundario.

Libro: Neurociencia de las Capacidades y los Procesos Cognitivos

Una mirada actualizada y accesible sobre las capacidades y procesos cognitivos a partir de los aportes de las Neurociencias en la dinámica del consultorio, las tareas conductuales y los contextos ecológicos, haciendo un interjuego de las posibilidades y las limitaciones en cada uno de estos…

Sobre el Autor: Julián Marino

Doctor en Psicología. Especializado en Resonancia Magnética aplicada a la Psicología. Post Doctorado en las Universidad de Granada (España) y Utrecht (Holanda). Tiene publicaciones en diferentes revistas especializadas. Su trabajo está aplicado a la Regulación Emocional y las Funciones Ejecutivas. Es docente de la Universidad Nacional de Córdoba y director del Laboratorio de Neuroimágenes de esa universidad.