El impacto del abuso emocional infantil en el cerebro

 

EL IMPACTO DEL ABUSO EMOCIONAL INFANTIL EN EL CEREBRO

La Microestructura es el estudio de la integridad de la sustancia blanca cerebral mediante una secuencia específica de Resonancia Magnética llamada Imágenes con Ponderación de Difusión (DWI acrónimo en inglés). DWI permite la obtención de medidas de coherencia, velocidad, densidad, integridad y compactación de la sustancia blanca, base de las redes neuronales que soportan la actividad cognitiva y afectiva. En estudios recientes se exploraron los efectos que tienen actividades parentales de abuso sexual, exposición a violencia doméstica y violencia directa sobre la microestructura de la cognición (Kraus et al., 2007; Tomoda et al., 2011; Whalley et al., 2015). Se investigó a adultos jóvenes que en su niñez habían sido expuestos a estos abusos, hallándose disminución significativa de la Anisotropía Fraccional (medida de integridad y velocidad de redes neuronales) en el cuerpo calloso. El cuerpo calloso es el tracto principal que transmite información entre los dos hemisferios cerebrales. Está asociado a las respuestas terapéuticas positivas, porque permite la integración de ideaciones, actividades motoras y emociones.

Por ejemplo, en la actualidad hay un fuerte incremento uso del ‘mindfulness’, una terapia derivada de prácticas de meditación que tiene efectividad en trastornos de ansiedad. En personas con escasa anisotropía fraccional del cuerpo calloso el mindfulness ha revelado ser poco efectivo. Hay que considerar que mindfulness implica concentración, control de centros respiratorios, inhibición ideacional. Esto, más allá de implicar procesos y zonas cerebrales específicas, supone integraciones de redes a larga escala (Logothetis, 2015), donde el cuerpo calloso desempeña un papel crucial.

Cuerpo Calloso

Vista Sagital del Cuerpo Calloso de una persona saludable.

En el año 2009 se realizó un trabajo conjunto entre el departamento de psiquiatría de Harvard y la Universidad Católica de Corea del Sur con jóvenes entre 18 a 25 años que habían sido expuestos en su niñez a abuso verbal parental, incluyendo humillaciones, ridiculización, varias formas de criticismo y censura. El trabajo buscó conocer los efectos del abuso parental con exclusividad, por lo que no se incluyeron en la investigación jóvenes que a la vez padecieron otras formas de maltrato, habitualmente correlacionados (maltrato físico, abuso sexual, vivencias de guerras (en especial para las personas del este asiático), abusos de sustancia por parte de la madre, consumo excesivo de alcohol parental). También se controló que los jóvenes participantes no tuvieron afecciones cerebrales en la infancia, por lo que de 1271 candidatos solo quedaron 31 personas, que garantizaron que solo se estaba midiendo abuso verbal en la infancia. Una medida que controla específicamente la validez de la selección es el ‘Traumatic Antecedents Interview’, que consta de 100 items y permite clasificar las diferentes formas de traumas descriptas.

Un detalle a tener en cuenta es que en este estudio la selección fue tan rigurosa que los 31 participantes exhibían un nivel intelectual general mayor al promedio (luego se observará un descenso en la parte verbal). Esto no es habitual en niños abusados verbalmente, justamente por la comorbilidad con otros tipos de abuso. Entonces se debe tener en cuenta que la investigación que aquí se reporta mide lo que se denomina en inglés ‘chiseled’ (cincelado, esculpido, modelado, grabado) del abuso verbal parental sobre un niño, de manera pura, con el objetivo de conocer mediante resonancia magnética los efectos del abuso verbal infantil cuando las personas están ingresando en la adultez.

Fascículo Arqueado

Vista Sagital del Fascículo Arqueado de una persona saludable.

El procedimiento se realizó mediante TBSS, un algoritmo que ‘skeletoniza’ la sustancia blanca, que tiene notables virtudes y falencias (ver Bach et al., 2014). Sin embargo el hallazgo fue notable: Con un nivel de corrección de p<0.000001 (un nivel de seguridad que quienes estén familiarizados con estadísticas y niveles de azar tolerado comprobarán es altamente seguro) se encontró que los jóvenes que en su niñez habían sido abusados verbalmente tenían una disminución de la Anisotropía Fraccional en el Fascículo Arqueado, ubicado en el giro temporal superior. Como se sabe, esta zona se relaciona con el control ejecutivo semántico, que significa el control ejecutivo del lenguaje, en otras palabras la capacidad de orientar a metas y controlar lo que se dice y se hace con el lenguaje. Se verá más adelante que esto es particularmente relevante en la parte auditiva del lenguaje. A la vez, se encontró que la disminución de la anisotropía en el fascículo arqueado tenía relación con las pruebas de inteligencia verbal, con un valor r=0.411, por lo tanto a mayor anisotropía fraccional en fascículo arqueado, mayor inteligencia verbal (lo que explica que pese a que los abusados verbalmente en la infancia tenían mayor nivele intelectual general, no lo tenían en la parte verbal).

Las siguientes regiones donde se encontró disminución de la anisotropía fraccional en jóvenes que de niños fueron abusados verbalmente fueron el hipocampo, el giro fusiforme y el fórnix, lo que revela las zonas de mayor plasticidad en la interacción persona- otros, en especial en función del uso de la Memoria de Trabajo. Esta última sirve para consolidar nuevas memorias, utilizarlas de forma flexible y conectar la nueva información con la que ya está almacenada. El giro fusiforme fue asociado al procesamiento de rostros humanos, especialmente en sus aspectos emocionales.

Un aspecto interesante es que las alteraciones del fascículo arqueado en anisotropía fraccional implican principalmente la modulación de la parte auditiva del lenguaje, lo que conduce a una fuerte sensibilidad a los tonos de voz. En los niños abusados verbalmente se desarrolla una especial incapacidad para modular o controlar determinados tonos de voz. Además, estructuras mencionadas que forman una red altamente relacionada, como el fórnix, el hipocampo y el giro fusiforme, conforman un sistema de control de la ansiedad que dio lugar a un concepto novedoso y de gran interés: ‘irritabilidad límbica’ (Choi, Jeong, Polcari, Rohan, & Teicher, 2012). La irritabilidad límbica se refiere a perturbaciones visuales, sensoriales, automatismos, breves síntomas disociativos (pérdidas de control) e incluso hasta breves episodios alucinatorios donde juega un papel crucial el fascículo cingulado. Este fascículo desempeña un rol prominente en el control superior de las redes neuronales corticales sobre las vías subcorticales, en especial del sistema límbico. En nuestras próximas investigaciones se incorporarán medidas de irritabilidad límbica: Es un concepto novedoso, explicativo de factores transdiagnósticos y aumenta la luz que se está arrojando sobre la interacción de aspectos genéticos, la experiencia de la niñez, el cincelado en los constitutivos y la microestructura de la cognición.

 

REFERENCIAS

  • Bach, M., Laun, F. B., Leemans, A., Tax, C. M. W., Biessels, G. J., Stieltjes, B., & Maier-Hein, K. H. (2014). Methodological considerations on tract-based spatial statistics (TBSS). NeuroImage, 100, 358–69. doi:10.1016/j.neuroimage.2014.06.021
  • Choi, J., Jeong, B., Polcari, A., Rohan, M. L., & Teicher, M. H. (2012). Reduced fractional anisotropy in the visual limbic pathway of young adults witnessing domestic violence in childhood. Neuroimage, 59(2), 1071–1079.
  • Kraus, M. F., Susmaras, T., Caughlin, B. P., Walker, C. J., Sweeney, J. A., & Little, D. M. (2007). White matter integrity and cognition in chronic traumatic brain injury: a diffusion tensor imaging study. Brain, 130(10), 2508–2519.
  • Logothetis, N. K. (2015). Neural-Event-Triggered fMRI of large-scale neural networks. Current Opinion in Neurobiology, 31, 214–222. doi:10.1016/j.conb.2014.11.009
  • Tomoda, A., Sheu, Y.-S., Rabi, K., Suzuki, H., Navalta, C. P., Polcari, A., & Teicher, M. H. (2011). Exposure to parental verbal abuse is associated with increased gray matter volume in superior temporal gyrus. Neuroimage, 54, S280–S286.
  • Whalley, H. C., Nickson, T., Pope, M., Nicol, K., Romaniuk, L., Bastin, M. E., … Hall, J. (2015). White matter integrity and its association with affective and interpersonal symptoms in borderline personality disorder. NeuroImage. Clinical, 7, 476–81. doi:10.1016/j.nicl.2015.01.016

Neuroimágenes y Diagnóstico Neuropsicológico

  CURSO: NEUROIMÁGENES Y DIAGNÓSTICO NEUROPSICOLÓGICO (Paraguay) Disertante: Dr. Julián Marino Colaboradores: Rodrigo Jaldo, Juan Cruz Arias y Martín R. Palma. Lugar y fecha: 18 y 19 de Agosto; Aula Magna Cede Central Universidad Católica, Asunción, Paraguay. Entre los temas a desarrollar se explicarán las…

Libro: Neurociencia de las Capacidades y los Procesos Cognitivos

Una mirada actualizada y accesible sobre las capacidades y procesos cognitivos a partir de los aportes de las Neurociencias en la dinámica del consultorio, las tareas conductuales y los contextos ecológicos, haciendo un interjuego de las posibilidades y las limitaciones en cada uno de estos…

Sobre el Autor: Julián Marino

Doctor en Psicología. Especializado en Resonancia Magnética aplicada a la Psicología. Post Doctorado en las Universidad de Granada (España) y Utrecht (Holanda). Tiene publicaciones en diferentes revistas especializadas. Su trabajo está aplicado a la Regulación Emocional y las Funciones Ejecutivas. Es docente de la Universidad Nacional de Córdoba y director del Laboratorio de Neuroimágenes de esa universidad.